Austrinidad

Switch to desktop Register Login

Que ninguno se sienta dueño y con su camarilla pretenda manejar la parroquia; exhortó sacerdote de Ushuaia

Que ningúno se sienta dueño y con su camarilla pretenda manejar la parroquia; exhortó sacerdote de Ushuaia

El presbítero Ramón Osikosvsky de la parroquia Nuestra Señora de la Merced de Ushuaia, ofició una misa en la parroquia María Auxiliadora del barrio Solier éste sábado a la noche, donde durante su homilía y basándose en el Evangelio del domingo (San Lucas 12,49-53) exhortó a la comunidad que "todo parroquiano debe ser un servidor más y activo, todos unidos, no divididos".

 

El sacerdote Osikosvsky comenzó con su reflexión diciendo, "he venido a traer la división", recordó la frase del evangelio y comparó con la realidad actual, "¿que decir ahora en todas nuestras parroquias, con que nos podemos encontrar?".

 

"Nos podemos encontrar con cristianos espectadores, meros consumistas, 'me quedo tranquilo después de haber asistido a la misa, no participado, asistido a la misa, y me quedo en paz, espero que no me pase nada malo'", ejempleficó el presbítero y preguntó "¿negociando con Dios?".

 

"Pero también se encuentran cristianos protagonistas, activos en la comunidad, como corresponde a todo cristiano, porque todos sus parroquianos tienen que llevar y no sobre el párroco", aclaró y remarcó, "TODOS tienen que llevar la parroquia adelante, más en la situación en que están ustedes", dijo por la falta de párroco que atraviesa la parroquia María Auxiliadora.

 

En éste sentido, el presbítero enfatizó, "todos sintiéndose servidores, en la función que cada uno tenga, somos servidores, que cada uno lleve con responsabilidad la función que tiene enconmendada y sea muy respetuoso de las funciones que tienen los demás, muy responsable en lo propio y muy respetuosos en las funciones que tienen los demás".

 

Por último, el padre Ramón Osikosvsky exhortó a los feligreses "que ninguno en la parroquia se sienta dueño y con su camarilla pretenda manejar la parroquia", ya que "hay algunos que copan el lugar y no dejan que otros participen", y agregó, "todo parroquiano debe ser un servidor más, y activo, y todos unidos, no divididos", concluyó.