Austrinidad

Switch to desktop Register Login

Sacerdote Aldo Moschetta lamentó los incidentes en el Superclásico y pidió ser testigo de la verdad como Cristo

Sacerdote Aldo Moschetta lamentó los incidentes en el Superclásico y pidió ser testigo de la verdad como Cristo

El Párroco de Sagrada Familia de Ushuaia, presbítero Aldo Moschetta; lamentó durante su homilía de éste domingo los acontecimientos de violencia que se registraron en el Superclásico de Boca y River que estaba previsto que jugaran en la tarde de éste sábado, pero tras los incidentes se suspendió y en éste marco, el cura observó como "la verguenza que hemos sido para el mundo a través de un partido de fútbol que podría haber sido un recreo para los argentinos".

 

"Para ésta pasión que se dice tener, hemos terminado siendo la verguenza nacional e internacional porque somos sociopatas", consideró el sacerdote y agregó, "porque hay una urbanopatía que está afectando seriamente a los argentinos a través de las piedras y de la violencia".

 

"Cuando uno tira piedras al otro es porque tiene odios, porque tiene resentimientos, porque está lleno de broncas, entonces un partido de fútbol que puede ser muy inocente, termina siendo el desencadenante de todos los odios y las broncas no resueltas en el tiempo", explicó el sacerdote.

 

"La pregunta es ¿cual va a ser la próxima violencia que vamos a vivir?, porque ya nos estamos matando entre nosotros", lamentó el presbítero y observó que "no importa si sos de River o de Boca, lo que importa es que acá hay violencia que nos destruye entre hermanos".

 

En ésta línea, el párroco consultó a los feligreses "¿a quien le dio ganas hoy (por éste domingo) si hubiese estado el partido otra vez suspendido?, ¿a quien le daba ganas de verlo ya? ¡a nadie o a pocos!", dijo y agregó, "a mí particularmente no, ¿por qué?, porque se perdió la magia, porque se perdió el encanto de disfrutar algo que era sano".

 

"¿Y quienes pagaron el pato? esas familias, esas 60 mil personas que fueron con sus hijos a ver una recreación, en cambio los que destentaron el 'poder', porque el fútbol maneja 'poder' porque maneja dinero, hicieron de todo eso una cosa espantosa, ahí está el resultado, eso nos pinta que nos está pasando, de que estamos hecho los argentinos y que cosas tenemos que cambiar profundamente de raíz", reflexionó Moschetta.

 

El sacerdote exhorto a la gente que "no podemos seguir comportándonos como sociopatas en un país que tiene riqueza", y explicó que "la mayor riqueza de un país es el amor, no es la plata, o el suelo o el trigo o la soja, la mayor riqueza que tiene un país son los seres humanos que lo habitan y el amor frontal que crea vínculos, no que los destruye, cómo es posible que nos tiremos con piedras e incluso herirnos, se ha llegado un nivel de violencia que donde lo que importa, es prevalecer el poder", criticó el párroco.

 

El sacerdote Aldo, mencionó también sobre "el canciller, ayer (por éste sábado) a la noche en el programa de Mirtha Legrand, alegremente ante estos incidentes decía, 'ha...no, ésto es un hecho que tenemos que respirar hondo porque lo importante es lo que viene', ese es un delincuente, ¿por que?, porque lo que pasó es grave, no puede decir que respiremos hondo", y añadió, "sí no podemos manejar a unas barras bravas, a unos hinchas que son de nuestro país, ¡que vamos a poder manejar la seguridad del G20, G30, lo que sea!; el que es fiel en lo poco, es fiel en lo mucho también, damos lastima".

 

Ya terminando su reflexión del Evangelio, el sacerdote recordó, "'para ésto he nacido y he venido al mundo', dice Jesús, para dar testimonio de la verdad", y añadió que "los argentinos no somos de la verdad ¿saben por qué?, porque en vez de escuchar la voz del Señor, escuchamos otras voces que nos seducen, y saben que la violencia seduce, es seductora, y cuando la violencia se rodea de nosotros nos lleva a no escuchar más nada, cuidado Argentina".

 

"¿Cuál es nuestra verdad", preguntó y agregó, "solo cuando reconozcamos nuestra verdad y escuchemos la voz del Señor, vamos a ser un país que pueda prometer algo distinto, por eso nos seducen las ideologías, escuchamos todas las voces que viene de afuera, y alguien nos seducen y nos encanta con las mentiras que traen de afuera, seducidos por la mentira vamos al fracaso", alertó el presbítero.

 

Por último, el sacerdote Aldo Moschetta, pidió que "iniciemos un año nuevo con el adviento que viene, en la esperanza de poder dar testimonio de la verdad como lo hizo Jesús cargándose de la humanidad al hombro, dando la vida por ella y no escapando, aunque no tenía pecado".